Informando a Profesionales del Turismo
Saturday, 21 de October de 2017.
Versión Completa

Atlas Copco: un producto único para cada mercado

Por: Abdul Nasser Thabet

Como casi todo el que llega por vez primera a Cuba, el Dr. Jaime Huidobro quedó enamorado de los encantos de una Isla que no sabe pasar desapercibida. Fue fácil entonces arrancarle alguna que otra confesión acerca de su recorrido en un país cuya relación con España, su cuna, va de lo histórico a lo cultural, de lo político a lo emocional.

Pero el Director General de Atlas Copco España no vino de vacaciones a esta tierra, por ello quizás encausó rápidamente su conversación al terreno donde se siente más cómodo, uno en el que su experticia cuaja en ráfagas técnicas y de negocios que hablan a las claras de su objetivo. “En los últimos años el Grupo Atlas Copco ha encaminado gran parte de su política a proveer y dar soporte a este mercado, centrándose en Cuba como su socio principal”, confiesa un hombre con el mismo porte y la seguridad que inspira su empresa.

Atlas Copco es un Grupo Industrial, de base sueca, con más de 140 años y con fábricas por todo el mundo. Sus productos van dirigidos a las áreas de la construcción, obras públicas y minería, y comprenden desde equipos de aire y gas comprimido, generadores, equipos de construcción y minería, herramientas industriales y sistemas de montaje, hasta el correspondiente servicio postventa y alquiler de maquinaria. En estrecha colaboración con los clientes y socios comerciales, Atlas Copco innova para ofrecer una productividad de primer nivel. 

Atlas Copco en Cuba, visite nuestra galería

“Siempre hemos sido muy famosos por nuestros compresores de aire. Ese fue nuestro inicio. A partir de ahí llegó el crecimiento de la empresa, una expansión que llega a todo el mundo y que desde hace décadas está presente en Cuba.

“En nuestros productos el tema de la calidad es fundamental, así como parte de la posventa, o sea, lo que fabricamos tiene que durar años en óptimas condiciones”, asegura Huidobro.

¿Presencia de Atlas Copco en Cuba?

Atlas Copco lleva 40 años en Cuba. En un principio a través de diversos canales y desde hace algún tiempo apoyando como distribuidor preferente en Dehispa, empresa consolidada en el sector desde hace más de 30 años. Atlas Copco no comercializa igual en todos los países, sino que intenta adaptarse siempre a las características del mercado. Eso es lo que intentamos añadir a nuestro trabajo con Dehispa, adecuarnos a las exigencias del mercado cubano y permanecer a lo largo de la vida del producto, o sea, no solamente suministrar el equipo, sino también ofrecer capacitación, monitoreo, asistencia, toda una gama de servicios de formación posventa.

¿Cuáles son las estrategias del Grupo para el 2017?

Ahora estamos abocados a afianzar nuestro asociamiento con Dehispa de cara al mercado cubano, un escenario con sus particularidades y que necesitamos entender a cabalidad para cumplir sus expectativas y lograr un mejor trabajo. En ese aspecto es fundamental Dehispa, nuestro socio y distribuidor principal en dicho objetivo, tanto en el suministro de equipos como en el apoyo en las soluciones de producción.

Tenemos desde hace años una estrecha relación con Cuba y le ofrecemos concretamente lo que necesita. Ese es nuestro compromiso y lo que hace a nuestro producto diferente. Las condiciones del mercado cubano son bien específicas, sobre todo porque es una isla y su clima es muy húmedo, caluroso, lo cual hace que el producto sufra, que se reduzca su tiempo útil. Entonces, o te resignas a perderlo en poco tiempo, a que se dañe, o lo adaptas a las condiciones concretas del mercado. Eso es lo que hacemos con Cuba, adecuar nuestros equipos a las singularidades del terreno. De ahí que ayudemos y asistamos a los compradores a elegir, a tomas mejores decisiones y a trabajar mejor con nuestros equipos.

¿Qué perspectivas tiene Atlas Copco con la Zona Especial de Desarrollo del Mariel?

Es una oportunidad para desarrollar, además, nuestro servicio de posventa. Queremos aportar especialistas para formar al personal cubano, entrar con una mejor propuesta y lograr consolidarnos en ese escenario.

Pero lo más importante es que Atlas Copco confía en el mercado cubano y que Cuba sabe que pueden encontrar en nosotros un socio seguro, que cumple con todos sus requerimientos y exigencias, que no vende por el mero hecho de vender, sino que busca adaptarse para ofrecer el producto de mayor calidad.